En Puebla, se pagan los peores salarios del país 

En Puebla se pagan los cinco salarios más bajos de todo el país y más de la tercera parte de la fuerza laboral, apenas recibe el salario mínimo

-Por Álvaro Ramírez

2018-12-24
Puebla, Puebla

En Puebla se pagan los cinco salarios más bajos de todo el país y más de la tercera parte de la fuerza laboral –el 33 por ciento– apenas recibe el salario mínimo general, de acuerdo con un análisis de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS), la Cámara de Diputados y la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).  

Esta condición atípica repercute en la pobreza que afecta a la entidad, que en el listado nacional ocupa el cuarto lugar, en tanto que su capital resalta como el segundo municipio más pobre de México, según información del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). 

También se refleja en el incremento de la actividad informal, pues de las más de 2.8 millones de personas que trabajan en Puebla, siete de cada 10 optan por ese sector, en el que no tienen prestaciones ni seguridad salarial, pero en donde pueden obtener más ingresos que los trabajadores de salario fijo –la cuarta parte– con los que ni siquiera cubren sus necesidades básicas. 

Números rojos 

Datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) señalan que la administración saliente, en sus 22 meses de duración logró un alza significativa del 4.13 por ciento en la creación de nuevos empleos (53 mil). 

La delegada de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STyPS), Cecilia Doger Amador, ha señalado que la tasa de desocupación estatal es actualmente de solo el 2.1 por ciento y que se mantiene debajo del promedio nacional, que es del 3.3 por ciento. 

Sin embargo, los salarios siguen por debajo del promedio nacional y Puebla figura entre las cinco entidades con peores remuneraciones en el país. 

De acuerdo con el Centro de Estudios de las Finanzas Públicas (CEFP) de la Cámara de Diputados, al cierre de septiembre pasado, el salario diario promedio en Puebla fue de 311.55 pesos y se ubicó debajo del promedio nacional de 348.61 pesos diarios. 

Autos

Las cifras explican por qué el estado de Puebla está en el cuarto lugar de pobreza en el país y su capital es el segundo municipio más pobre, solamente detrás de Ecatepec, Estado de México, y apenas arriba de la alcaldía de Iztapalapa, en la Ciudad de México, de acuerdo con el Coneval. 

En la Angelópolis, alrededor de 700 mil poblanos no alcanzan a cubrir sus necesidades básicas. En el estado, más de 70 por ciento de los habitantes se encuentran en pobreza: tres millones 728 mil 202 personas, de las seis millones169 mil que habitan en el territorio estatal. De ellos, 561 mil 866 viven en la miseria extrema, sin la posibilidad de adquirir lo mínimo y representan el 15 por ciento del total de pobres en la entidad.  

Emolumentos de hambre 

Los patrones en Puebla pagan salarios de hambre y se ubican entre los cinco peores del país. De acuerdo con la STyPS, el promedio del ingreso es de cuatro mil 500 pesos mensuales. 

Sobre el tema, en su Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, el Inegi estableció que el 33 por ciento de los trabajadores poblanos ganan dos salarios mínimos, es decir, sus ingresos equivalen a cinco mil 300 pesos mensuales. De ahí que sea una obviedad el alto nivel de pobreza. 

El Coneval ha establecido que dos de cada tres poblanos carecen de los ingresos suficientes para cubrir sus necesidades básicas de alimentación. 

Sector informal 

Otro indicador inequívoco de la deficiencia salarial y la falta de empleos bien cotizados es el alto nivel de informalidad, que al cierre del segundo trimestre de este año alcanzó el 72.3 por ciento de la población económica activa (PEA) de la entidad, muy por encima del promedio nacional del 56.7 por ciento. 

Siete de cada 10 personas de la PEA poblana –2.8 millones– prefieren el comercio ambulante, el autoempleo y otras actividades informales, a labores con ingresos fijos; es decir, hay un millón 997 mil 12 trabajadores que no tienen contratos ni seguridad social. 

Aunque carecen del cobijo quincenal del sueldo y también de prestaciones como el crédito para casa-habitación a través del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), esa cantidad de poblanos prefieren ganarse así la vida por la liquidez y los mayores ingresos que perciben en la informalidad.  

Sector ambulante

En promedio, las cifras oficiales estiman que los trabajadores informales laboran menos de 35 horas a la semana, con percepciones de hasta mil 920 pesos semanales, ingresos superiores a lo del sector formal, donde se labora hasta 48 horas semanales, con ingresos de apenas el salario mínimo o un poco más. 

Retribuciones pulverizadas 

Una de las causas por las que Puebla presenta estas condiciones salariales y de empleo es la falta de diversificación de empresas, pues por muchos años la entidad dependió de las plazas que generaba la industria textil que, paulatinamente, a través de las décadas, se trasladó a la automotriz. 

Los últimos análisis disponibles muestran que en la entidad, actualmente, alrededor del 40 por ciento de los empleos directos están asociados con la manufactura automotriz y que uno de cada cuatro dólares que ingresan a la entidad por concepto de inversión extranjera directa (IED), viene de este sector, de acuerdo con la Secretaría de Economía. 

En 2017, esta industria captó 504.3 millones de dólares, equivalentes a más de la mitad (el 52.8 por ciento) de los 954.2 millones de dólares que en total llegaron a Puebla. 

En 2016, la llegada de la armadora de autos de lujo Audi, en la zona de San José Chiapa, benefició principalmente a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), además de que únicamente dos por ciento de los dos mil empleos que se crearon fueron para poblanos. 

Esto sin contar que dicha derrama económica ni siquiera impactó positivamente a esa región de la entidad, de acuerdo con Huberto Juárez Núñez, profesor investigador del Centro de Investigación y Estudios de Posgrado de la Facultad de Economía de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP). 

En el marco de una visión nacional, la Universidad Iberoamericana, Campus Puebla, concluyó que en el actual sexenio de Enrique Peña Nieto, en general, las fuentes de trabajo con salarios altos quedaron destruidas por las malas políticas salariales y laborales aplicadas. 

Un estudio que coordinó Miguel Santiago Reyes Hernández, director del Observatorio de Salarios de la Ibero-Puebla, sentencia que “solo se crearon empleos con bajo ingreso salarial”. 

“En la administración de Enrique Peña Nieto, la precariedad en las condiciones laborales, con población sin seguridad social, contratación no permanente y sin prestaciones, se vio acompañada de creación de puestos de trabajo con menores salarios y destrucción de empleos con mayores remuneraciones”, explica el documento. 

La Universidad Iberoamericana aseveró que “la población asalariada donde hubo un mayor crecimiento del empleo fue la integrada por trabajadores que perciben entre uno y dos salarios mínimos mensuales. Por el contrario, donde más fuentes de trabajo se perdieron, con un total de mil 58 millones de empleos, fue entre quienes reciben de sueldo más de tres y hasta cinco salarios mínimos”. 

La precariedad de los salarios en Puebla y México es un grave pendiente que tendrán que enfrentar las nuevas administraciones estatal y federal, esta última encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.  

 

 

NUMERALIA: Empleo y sueldos 

2.8 millones, Población Económicamente Activa. 

2.1 por ciento es la tasa de desocupación estatal. 

3.3 por ciento registra el desempleo de acuerdo con la STyPS. 

53 mil nuevas plazas se crearon en el actual gobierno. 

33 por ciento recibe apenas el salario mínimo. 

7 de cada 10 optan por el sector informal.  

Pobreza 

4º. lugar nacional ocupa Puebla, de acuerdo con el Coneval. 

2º. lugar en carestía la capital como municipio en el país. 

3.72 millones de personas están en pobreza en la entidad. 

561 mil 866 están en carestía extrema, 15 por ciento del total. 

700 mil es la cifra de pobres en la capital.