En Ocoyucan no se respeta la voluntad popular 

En un proceso jurídico viciado, los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) cedieron a presiones del gobierno estatal panista

-Por Álvaro Ramírez

2018-10-29
Ciudad de México

En un proceso jurídico viciado, en el que se desoyeron los elementos de juicios y argumentos de quien ganó en las urnas y en el que los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) cedieron a presiones del gobierno estatal panista, fue anulada la elección en el municipio de Ocoyucan, Puebla, donde la mayoría de la población eligió al antorchista Rosendo Morales Sánchez como presidente municipal. 

 Este atropello significa para los pobladores de Ocoyucan un “robo, un despojo de la voluntad ciudadana”, que evidenció la voracidad  de políticos de los partidos de la Revolución Democrática (PRD) y Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), quienes por décadas ignoraron las demandas y necesidades de los poblanos de esa región, pero que ante la riqueza inmobiliaria que hoy representa –la derrama económica por impuestos más importante del país– han volteado los ojos en busca de un nuevo botín. 

 La bolsa potencial de cobro de impuestos en Ocoyucan –donde el Movimiento Antorchista (MA) tiene más de 25 años de realizar trabajo social– está cifrada en el hecho de que en este municipio se asienta el 70 por ciento del desarrollo inmobiliario de lujo Lomas de Angelópolis, que alcanzará los 600 millones de pesos anuales en tres etapas. Tan solo su catastro se calcula en 200 millones de pesos. 

La sospechosa ruta 

La impugnación que terminó por tumbar la elección y que hoy mantiene en vilo al municipio, en el que se han registrado hechos violentos y persiste el riesgo de actos provocadores de grupos de interés, fue un compendio de acciones confusas y señales contradictorias. 

En un especialmente manoseado proceso jurídico, primero el Tribunal Electoral del Estado de Puebla (TEEP) ratificó el triunfo, con una clara ventaja, del abanderado del MA y el Partido Revolucionario Institucional (PRI), Rosendo Morales, por considerar infundados los alegatos de la coalición Por Puebla al Frente, integrado por Acción Nacional (PAN), el PRD y el Movimiento Ciudadano (MC), que tuvo como candidato a Fidencio Becerril. 

Sin embargo, en una segunda instancia, la Sala Regional Ciudad de México del TEPJF consideró que se rompió la cadena de custodia –a pesar de que fue acreditado que los funcionarios del Instituto Estatal Electoral (IEE) siempre estuvieron presentes durante el trayecto de los 39 paquetes– e ignoró también un recuento en el que se escrutó el 70 por ciento de éstos. 

A pesar de que la alianza panista-perredista solamente buscaba una “quirúrgica” aunque infundada y mañosa anulación de casillas en las colonias y comunidades en donde más votos obtuvo el antorchismo; e incluso ante la sorpresa de los reclamantes, esta instancia decretó la anulación del proceso que luego fue ratificada por la Sala Superior, que ni siquiera se dignó escuchar los alegatos del equipo jurídico priista. 

Durante esos días, varias fuentes difundieron la versión de que los cabilderos del PAN presionaban a los magistrados de las dos salas para conseguir su cometido, ya que ese municipio es considerado una “joya inmobiliaria” para empresarios del ramo y políticos panistas. 

Talía Campos, abogada y activista del MA en Ocoyucan dijo que “la Sala Regional Ciudad de México, presionada por sectores externos o ajenos al proceso electoral, anuló “toda la elección, incluso por encima de sus facultades… sin fundamentos, sin escuchar razonamientos; se la sacaron (la resolución) de la manga”, a pesar de que no era siquiera lo que pedían los quejosos (PAN y PRD).

Reventar la elección 

El argumento de que “se rompió la cadena de custodia” de los 39 paquetes electorales fue una falacia creada a la luz de los actos de violencia física poselectoral –entre ellos varios incendios– que las huestes del PAN, del PRD y de Morena provocaron para ensuciar el proceso y luego argumentar inexistentes irregularidades, a partir de que se supieron derrotados. Como se dice coloquialmente, intentaron “reventar la elección”.  

el diputado de morena

Desde la misma noche-madrugada, panistas, perredistas y morenistas   tomaron la sede del Consejo Municipal del IEE, por lo que el recuento –como prevé la ley para estos casos– debió realizarse en el Consejo Distrital. 

La jurista Talía Campos apunta que “el día de la votación, después de las seis de la tarde, cuando se cerraron todas las urnas, el PAN y el PRD detectaron que en el conteo rápido y en las cuentas de sus representantes de partidos iban perdiendo en Ocoyucan, entonces comenzaron a realizar hechos violentos: incendiaron casillas en Santa Clara, que es la cabecera municipal y en otras colonias donde no tienen ninguna presencia, como la Cristina Rosas y Jardines de Santa Clara”.  

Ante lo hechos violentos generados por panistas y perredistas, agrega Campos, fue imposible entregar los 39 paquetes al Consejo Municipal, por lo que fueron entregados, conforme a la ley y a las normas establecidas, en el Consejo Distrital; y en su trayecto, las urnas siempre estuvieron vigiladas por los funcionarios de casilla y por el mismo IEE. 

Por supuesto, PAN y PRD alegan que esa decisión fue irregular y fincan, sin pruebas, su alegato en que ahí, en ese traslado forzado, se rompió la cadena de custodia. “Es incoherente –asegura Talía Campos– pues siempre hubo funcionarios de casilla y del IEE en esa cadena de custodia y tan es así que el mismo TEE lo reconoce”. Las mañas y el cabildeo que despojó a los habitantes de Ocoyucan de una victoria electoral legítima se dio después entre panistas y magistrados de la Sala Regional. 

Sumando agravios 

Una segunda afrenta contra la voluntad de los habitantes de Ocoyucan, cuya cabecera municipal es Santa Clara Ocoyucan, vino después, proveniente del Congreso de Puebla, el que ahora controlan los morenistas. 

 Con la mayoría de los diputados lopezobradoristas, y delatando abiertamente un interés económico en el caso, del que nunca se ocupó en su vertiente social, el presidente de la Mesa Directiva de la LX Legislatura, el expriistaexmorenovallistaexconvergenteexmilitante de Movimiento Ciudadano y hoy petista, José Juan Espinosa Torres, impuso un Concejo Municipal a modo, con personajes conocidos como provocadores profesionales, ajenos a la comunidad y que han fracasado antes en las urnas como candidatos; este Concejo gobernará en tanto se determina la fecha para realizar una elección extraordinaria. 

 El Concejo Municipal lo preside el socio del hoy jerarca legislativo lopezobradorista y exdiputado local Rodolfo Huerta, así como una mayoría de personajes afines a Morena. El “agandalle” de quien es conocido en las columnas periodísticas como El camaleónico JJ, el diputado local José Juan Espinosa Torres, fue tan descarado, que incluso sus medios orgánicos lo tuvieron que señalar. 

 Ocoyucan es un foco rojo debido a la presión de los grupos perredistas y panistas, a la que ahora se ha sumado Morena en ese territorio, por obra del mismo interés económico que mueve a panistas y perredistas. 

 La situación se ve agravada porque en el Concejo fueron incrustados personajes de dudosa reputación y sospechosos intereses, como Teresa Cortés Pancoatl, perredista y exsecretaria particular de Luna Porquillo; Araceli Bautista Santos, madre de Javier Montes, presidente auxiliar de San Bernardino Chalchihuapan –hoy preso– y considerada por muchos pobladores, como una “provocadora profesional”. 

Una bomba de tiempo 

El Congreso del estado tiene 45 días para definir la fecha de la elección, lo que llegará a mediados de diciembre. Ésta podría realizarse a mediados de enero. A pesar de esta segunda afrenta contra la voluntad popular en ese municipio conurbado de la capital de Puebla, la gente sigue firme en sus convicciones, asegura la jurista Talía Campos en entrevista con buzos. 

“Nosotros sentimos el respaldo de la gente. El pueblo está muy enojado porque lo siente como un robo. También creemos que existe el riesgo de que esta elección se torne muy violenta, por todos estos intereses. Pero, desde ahora lo decimos: no será por culpa nuestra, sino por culpa de quienes desde el proceso electoral pasado se mostraron violentos, como lo denunciamos en su momento, y que ahora muestran un interés desmesurado en hacerse del poder en esta zona”. 

Un día después del plazo para que Rosendo Morales entre en funciones, el pasado 16 de octubre, luego de su triunfo en las urnas, más de cinco mil personas de las juntas auxiliares se reunieron en la cabecera municipal para manifestar su inconformidad y refrendar le su apoyo. El líder antorchista aseguró que, tras la anulación infundada de su triunfo electoral, siniestros intereses se oponen a los gobiernos populares y a la organización popular; por eso buscan la forma de ignorar la voluntad popular e imponer a sus incondicionales. 

“En los tribunales nos arrebataron lo que no pudieron ganar en las urnas, pese a todas sus maniobras; pero lejos de arredrarnos, debemos dar una lucha pacífica más intensa. No vamos a claudicar, tenemos que hacer que se respete la voluntad del pueblo organizado”, dijo Rosendo Morales Sánchez. 

En la capital del estado de Puebla, la dirigente del Movimiento Antorchista, Soraya Córdova Morán, invitó a los habitantes de Ocoyucan a continuar en la lucha por la defensa de sus derechos: “El temor de quienes nos arrebataron el triunfo es que nosotros somos un pueblo organizado, consciente de sus derechos y dispuesto a defenderlos; por eso la embestida”. 

“Antorcha volverá a competir por las presidencias municipales cuando sean convocadas por las autoridades electorales. Sabemos que hay muchos intereses alineados para impedir el triunfo de nuestros candidatos; pero también sabemos que la mayoría de los ciudadanos está con nosotros, que volveremos a ganar su voto y ampliaremos nuestra ventaja, porque tenemos un proyecto municipal que beneficia a todos los ciudadanos. 

“El uso faccioso de la ley debe servir de ejemplo para los ciudadanos y debe enseñarles que un futuro mejor solo se logra con la lucha perseverante y decidida. Ante el embate de los poderosos que se quieren apropiar de su municipio para enriquecerse, la fuerza del pueblo organizado, politizado y unido en torno a un ideal de progreso. No hay de otra”, escribió en su artículo semanal el vocero del MA en Puebla, Aquiles Montaño Brito, al referirse al caso de Ocoyucan, así como el de Cañada Morelos, en donde también se anuló el proceso, y en Cuayuca de Andrade, donde fue anulado el triunfo del PRI, cuyos abanderados eran antorchistas