Jesús Tolentino Román Bojórquez: el rostro del líder político

Nuevo Chimalhuacán se le denominó al proyecto de gobierno del alcalde Jesús Tolentino, quien en 2000 fue electo de manera democrática

Carolina Ruvalcaba/César Rodríguez

2019-02-06
Chimalhuacán, Estado de México

Hombre serio, rostro sereno, sonrisa discreta, mirada decidida, manos grandes y pasos firmes son los rasgos que delinean la figura de Jesús Tolentino Román Bojórquez, líder social y político que a sus 62 años se afana por conseguir “un México mejor” con base en combinar el interés individual con el colectivo.

La historia de este luchador social se inició el 10 de septiembre de 1956, en León Fonseca, Sinaloa, en donde creció al lado de cinco hermanos y afrontó las vicisitudes de la pobreza. Su madre, Priciliana Bojórquez Moreno, le inculcó la honestidad, la solidaridad y le dio consejos muy útiles para su comportamiento vital: portarse bien y ser comprensivo con los demás. Su padre, Gustavo Román Terrazas (22-VII-1922/10-I-2017) le fomentó el amor al trabajo.

En su infancia los días de Román Bojórquez comenzaban a las cuatro de la mañana y transcurrían entre la siembra en una pequeña tierra rentada, la escuela y el trabajo familiar en una tienda de abarrotes. Usaba sus ratos libres para jugar al balero, el trompo o las canicas.

A los 19 años de edad viajó a la Ciudad de México (CDMX) para estudiar la carrera de Biología en la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), en donde se relacionó con el Movimiento Antorchista, organización social que lucha para combatir la pobreza de la clase campesina, obrera y trabajadora.

En 1984 Tolentino se integró al Comité Ejecutivo Nacional de Antorcha, que provocó una fractura en su núcleo familiar.

“Como toda familia tradicional, mis padres esperaban que regresara a Sinaloa al concluir la carrera; pero esto ya no estaba en mis planes. Con Antorcha tuve otra visión del mundo: la vida no era solo buscar la felicidad personal y familiar; se necesitaba luchar por un México mejor de manera organizada. Fue un proceso difícil que tensó la relación con mis padres, incluso me quitaron el apoyo económico; pero se dieron cuenta que no serviría de nada insistir en que retomara a secas mi vida”, comentó en entrevista con buzos, quien por tercera ocasión asumió el cargo de Presidente Municipal de Chimalhuacán, Estado de México, municipio en donde también se ha desempeñado como regidor y presidente del Comité Directivo del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

presidente

La reconciliación entre Román Bojórquez y sus padres se dio en el año 2000, tras el ataque que provocó la muerte de 10 personas y cientos de heridos, orquestado por la excacique Guadalupe Buendía (La Loba), quien se resistía a perder el control político de Chimalhuacán.  

“Mis papás estaban para presenciar la toma de posesión; a pesar de lo terrible y sangriento que fue en ningún momento me dijeron deja el cargo y regresemos a Sinaloa. Por el contrario, mi padre me dijo: hay gente que dio lo más preciado: su vida, no te queda de otra que ir adelante, tienes una gran responsabilidad con el pueblo de Chimalhuacán. Esa fue la mayor prueba de que simpatizaban con mi lucha, porque a ellos también les dolía ver tanta miseria, basura y lodo en este municipio”, recordó con ojos cristalinos tras hacer una pausa, tomar un sorbo de café y pedir que don Gustavo esté descansando en paz.

Nace El Nuevo Chimalhuacán

Nuevo Chimalhuacán se le denominó al proyecto de gobierno del alcalde Jesús Tolentino, quien en 2000 fue electo de manera democrática por el voto mayoritario de los habitantes de este municipio con el propósito de dejar atrás las décadas de total abandono y marginación.

Desde las primeras horas de su administración, Román Bojórquez y los funcionarios que asumieron la administración pública comenzaron a trabajar en las calles mediante la organización popular de faenas, de limpieza, para retirar la basura y el lodo que había por doquier.

Todas las direcciones municipales tenían números rojos, pero el trabajo unitario y organizado entre pueblo y gobierno hizo posible que en solo tres años comenzaran a verse los primeros resultados en todas las áreas administrativas del Ayuntamiento.

Por ejemplo, en la de seguridad pública, donde anteriormente solo había ocho patrullas, para entonces funcionaban 58 nuevas unidades que se adquirieron con recursos del Ramo 33 del Presupuestos de Egresos de la Federación.

En el área de educación municipal se realizaron 317 obras en 227 escuelas abocadas a dar mantenimiento, renovar o crear aulas, sanitarios, bardas perimetrales y laboratorios; también se otorgaron 2 mil 131 becas a estudiantes chimalhuacanos.

Para rescatar las tradiciones del municipio, la administración del edil Bojórquez impulsó el Carnaval de Chimalhuacán, que en el año 2002 cumplió su primer centenario; además fundó la Feria Metropolitana Artesanal y Cultural, en la que se rinde homenaje al oficio de talla de cantera, herencia milenaria de los Toltecas y Teotihuacanos. En su segundo periodo de gobierno (2009-2012) abrió el Museo Municipal Canto del Cincel.

A estas acciones, se suman la rehabilitación de seis centros de salud y la edificación de la Clínica de Displasias, que ha salvado la vida de muchas chimalhuacanas, quienes ya contaban con un espacio para detectar y prevenir oportunamente el cáncer cérvico uterino. Se pasó, asimismo, de una ambulancia en mal estado a la adquisición de cuatro nuevas unidades al servicio de la comunidad, todo ello gracias al Ramo 33.

El gobierno del Nuevo Chimalhuacán está convencido de que el poder reside en el pueblo que tiene derecho a una vida digna con servicios, educación, salud, empleo y deporte, tal como lo marca la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Para cumplir con estos derechos, la autoridad municipal rindió cuentas de cada peso destinado a obras y servicios, además de que motivó a los ciudadanos a seguir luchando con unidad social para alcanzar el progreso.

El Plan de Desarrollo Municipal del 2000 tuvo como ejes rectores la impartición y procuración de justicia; el restablecimiento de la seguridad pública y la modernización de la administración municipal; impulsar el desarrollo económico y urbano del territorio y, sobre todo, combatir la pobreza.

El trabajo realizado por el primer gobierno del Nuevo Chimalhuacán convenció a los habitantes, quien desde entonces ha dado continuidad a este proyecto, y a la fecha son ya siete administraciones antorchistas consecutivas.

Gracias al trabajo conjunto y democrático de la comunidad social y el gobierno local, y al predominio escrupuloso del Estado de Derecho, a 19 años de distancia Chimalhuacán pasó de ser el basurero más grande del país, en 2000, a una entidad municipal que hoy es ejemplo de desarrollo y progreso a nivel nacional.

Guerrero Chimalli

El Nuevo Chimalhuacán ahora cuenta con unidades deportivas con instalaciones de nivel olímpico; ocho universidades con 43 carreras profesionales; vialidades pavimentadas, transporte colectivo moderno (Mexibús), un sistema de salud con 17 Centros de Desarrollo Comunitario y más de una decena de unidades médicas de especialidad como el de Salud Mental, Centro de Atención a las  Enfermedades Crónico Degenerativas de Chimalhuacán (CAECH), el Hospital San Agustín, entre otras.

El desarrollo de un líder

En una serie de entrevistas realizadas por buzos sobre la personalidad y la actividad política de Jesús Tolentino, las personas consultadas lo describen como un hombre honesto, trabajador, justo, con experiencia en sus tareas públicas y con algunos defectos como todo ser humano.

La mayoría de los entrevistados, sin embargo, coincidieron en que es un luchador social y político que siempre ha privilegiado los intereses comunitarios e individuales de la ciudadanía chimalhuacana y puesto especial atención en combatir la marginación y la pobreza.

Entre los interlocutores de esta revista se encontraba Wendy Santamaría, quien trabajó cinco años en la casa del munícipe junto con su abuelita Beatriz Flores, quien a su vez laboró 15 años.

“Es muy amable y atento, siempre está viendo por el bienestar de los demás. A mi abuelita la trataba como parte de la familia, le daba los buenos días y la abrazaba. En Navidad le daba un presente o le armaba una despensa. Es muy ordenado y cuidadoso; le gusta la comida mexicana, en especial la machaca al estilo Sinaloa (carne seca de res). Trabajar con él fue una buena experiencia”, contó Wendy, de 28 años.

Un vecino del barrio Hojalateros, Lázaro Aboytes Hernández, asegura que Román Bojórquez es un líder nato; lo conoció en albores como dirigente social y desde entonces ha estado al tanto de su evolución política:

“Tiene una templanza de hierro. A pesar de ser oriundo de Sinaloa, el biólogo se enraizó en las comunidades de los barrios y colonias de Chimalhuacán en 1988; encabezó luchas genuinas como la dotación de aulas para escuelas, la fundación de mercados, la electrificación de cientos de calles y la introducción de servicios. Se ganó una gran popularidad de líder entre los pobladores. Lo que promete lo cumple”.

Don Lazarito, como le llaman sus amigos, dijo además que el carisma, el trabajo y el esfuerzo de Tolentino lo han posicionado como el máximo dirigente de Chimalhuacán: “Desde que estuvo como docente en la preparatoria popular Lázaro Cárdenas del Río, el biólogo demostró una empatía con el pueblo y sus necesidades, que le permitió llevar las riendas de unas 60 organizaciones sociales que hoy suman más de 100. Esto lo ubicó como el mejor político de la región”.

Lectura y deporte contra el estrés

Para liberarse del cansancio y el estrés, el biólogo Tolentino se refugia en la práctica del béisbol o en la lectura. Entre sus autores preferidos figura el poeta, novelista y dramaturgo español Miguel de Cervantes Saavedra con El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha, obra que leyó hace 40 años con el Secretario General de Movimiento Antorchista, Aquiles Córdova Morán.

De El Quijote dijo: “Aunque trata épocas distintas (feudalismo y capitalismo) tiene muchas enseñanzas para la vida y para entender a la sociedad dividida en clases que hasta hoy prevalece: los que poseen y los que no poseen, como dice Cervantes; me identifico con su sentido justiciero por un mundo mejor que es lo que él también añoraba”.

En su lista de estudiosos, a quienes considera genios, se halla el economista, sociólogo, filósofo y militante comunista prusiano Karl Marx. Tolentino afirma que el 95 por ciento de El Capital, la obra cumbre de este autor, “sigue vigente”. Y en Lenin (Vladímir Ilich Uliánov) admira su visión para construir un partido “de hierro, monolítico, que resista las tentaciones y embestidas del sistema, de la reacción de derecha y ultraderecha, y que, asimismo, sea un partido exitoso, que prenda entre las masas, que aumente su capital político. Sin duda alguna, ellos son los autores más importantes que he conocido en mi vida. Leer y practicar deporte me devuelven los bríos para continuar adelante”.

En su segunda administración como alcalde (2009-2012), Román Bojórquez llevó a los chimalhuacanos por la senda del progreso mediante la ejecución de dos mil 286 obras (1.9 obras diarias) con una inversión de dos mil 742 millones de pesos. Se pavimentaron mil 221 calles, dignificaron cuatro mil 777 viviendas y construyeron 10 unidades médicas, entre ellas el Hospital Materno Infantil Vicente Guerrero.

Se abrió la Escuela de Bellas Artes Víctor Puebla y una unidad académica local de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), que actualmente ofrece la Licenciatura en Medicina. Asimismo, se sentaron las bases de la Universidad Politécnica, que actualmente tiene una matrícula de 660 alumnos.

Su tercera administración (2018-2021) tiene por prioridades el reforzamiento de la seguridad pública, de la educación y el sector salud, y la generación de empleos. Este objetivo se cubre con la construcción del Centro Estratégico de Recuperación Ambiental del Oriente (CERAO), por ello hace un llamado a la población para que se mantenga unida y organizada en la lucha por obtener los recursos necesarios para construcción de ésta y más obras que propicien bienestar y desarrollo para las familias chimalhuacanas.

“El 90 por ciento de los recursos con los que se realizan las obras en este municipio provienen del Estado y la Federación, por lo que es necesario que se resuelva de manera positiva el pliego petitorio que presentaron los diputados de extracción antorchista a los legisladores (tras mantener un plantón de tres días en diciembre de 2018); que incluye el CERAO para la generación de 40 mil empleos; la construcción del Hospital Regional del IMSS que beneficiaría a más de 170 mil derechohabientes de Chimalhuacán y de municipios circunvecinos; así como cámaras de vigilancia y patrullas. Pero se requiere de la unión, fraternidad y lucha de todos.

“Una forma más feliz de vivir la vida es dar su tiempo a cada situación y persona; asimismo, combinar el interés individual y el bienestar colectivo, ambos aspectos son perfectamente conciliables y compatibles cuando se lleva a cabo una lucha justa. Aún con sus sabores y sinsabores al final del día te hace sentir pleno”, concluyó el biólogo Román Bojórquez.

 

Trayectoria política

  • Sexto regidor de Chimalhuacán (1993 – 1996)
  • Presidente municipal (2000–2003; 2009–2012 y 2019–2021)
  • Diputado Federal (2003–2006 y 2009–2012)
  • Dirigente de los antorchistas en el Estado de México (2012–2018)