Los cineastas mexicanos y el recorte a la cultura (segunda de dos partes)

John Lennon escribió una canción titulada La mujer es el negro del mundo, en la cual el célebre músico inglés denunció la realidad de la inmensa mayoría de mujeres

Dr. Abel Pérez Zamorano

2019-01-21
Ciudad de México

John Lennon escribió una canción titulada La mujer es el negro del mundo, en la cual el célebre músico inglés denunció la realidad de la inmensa mayoría de mujeres del globo terráqueo, quienes se hallan colocadas en el último peldaño de la escala social y reciben un trato incluso peor que los parias o los integrantes de la raza más discriminada. En una parte de su canción Lennon dice: “la mujer es la esclava de los esclavos”.

Resalto este hecho, amable lector, porque en al menos tres de sus más importantes cintas, Alfonso Cuarón pone en el centro de sus historias fílmicas a una mujer (Los niños del hombre, Gravedad y Roma). Creo que esto no es casual, sino que más bien en Cuarón existe la convicción de que reivindicar a la mujer en la sociedad patriarcal-capitalista es una forma de buscar el progreso social.

Pero Cuarón está muy lejos de buscar la “liberación” del género femenino como lo predican las corrientes que tratan de enervar la mente de las mujeres, haciéndoles creer que la solución a esa desigualdad y marginación se obtendrá con una lucha entre géneros, lo cual está demostrado que forma parte de las estrategias utilizadas por el establishment imperialista con el fin de mantener dividida a la humanidad y conservar su hegemonía ideológica, económica y social.

Y, bien, para concluir con este análisis de principios de año, debo decir que las diferencias que existen entre los tres grandes cineastas mexicanos – Cuarón, Del Toro y González Iñárritu– son en realidad únicamente la otra cara de una misma moneda: sus coincidencias. Y la principal de éstas la dijo hace algunos meses el actor Daniel Giménez Cacho en una charla televisiva que tuvo lugar en un programa televisivo del periodista Leo Zuckermann. Esto ocurrió cuando a la pregunta de que a qué se debía el triunfo en el extranjero de los grandes realizadores, el reconocido actor mexicano dijo: “Bueno, yo creo que lo que hizo que los tres realizadores obtuvieran el éxito fue el ambiente en que se desenvolvieron en sus primeros años como cineastas… es que en su época, cuando estudiaban cine, no había nada, no había ningún apoyo del gobierno; eso los impulsó a buscar cómo salir adelante”.

Recientemente, Daniel Giménez Cacho encabezó a un grupo de actores y artistas, quienes se manifestaron en contra del recorte presupuestal a la cultura que practicó el gobierno de López Obrador y el grupo parlamentario del partido Morena. En una entrevista que le hizo el periodista Ciro Gómez Leyva, Giménez Cacho declaró en referencia a López Obrador: “No es una prioridad y nunca lo fue para el licenciado Obrador la cultura, nunca lo fue. Cuando trabajó aquí en la Ciudad de México fue un desastre bonito la cultura… él nunca fue al cine o al teatro…”. 

Por su parte, el actor con reconocimiento a nivel internacional Diego Luna escribió en su cuenta de Twitter: “¿Otros seis años donde la agenda de medio ambiente no será prioridad? Se nos acaba el tiempo y no lo quieren entender. Recortes al presupuesto, refinerías, un tren que cruza la poca selva que nos queda y más explotación minera. No suena bien”. La decepción es mucho más amplia que la de los connotados actores y otros artistas pues López Obrador y sus diputados de Morena han dado un recorte de más de mil millones de pesos a la Secretaría de Cultura, equivalente a algo así como el 7.6 por ciento con respecto al presupuesto de 2018 en dicho rubro.

Y ahora no puede ser más clara la indiferencia y la insensibilidad del Presidente y su partido hacia la cultura, mismas que en el pasado tanto criticaron a otros partidos en el gobierno. Y la pregunta, aún más acuciosa que antes, sigue ahí: ¿Por qué se tienen que ir los mejores talentos artísticos del país al extranjero? ¿Por qué no solo Cuarón, Iñárritu y Del Toro se han ido a otros lados a realizar sus obras, sino también otros artistas destacados como Elisa Carrillo, primera bailarina del Ballet de Berlín, de Alemania; o Isaac Hernández, primer bailarín –recién galardonado como el mejor bailarín del mundo– del Ballet Nacional de Inglaterra? ¿Por qué muy destacados cantantes de ópera como Ramón Vargas y Rolando Villazón han tenido que realizar sus actividades artísticas en el extranjero?

No cabe duda, amable lector, que el nuevo gobierno tiene otras prioridades. Sobre todo tiene la prioridad de crear una extensa clientela electoral, aunque con tal política atropelle a millones de personas del pueblo, incluidos los artistas, los cuales están siendo perjudicados por las prioridades de la Cuarta Transformación.