Entrevista a Denis Moncada Colindres, ministro de relaciones exteriores de Nicaragua

Denis Moncada Colindres (DMC).- El del presidente Daniel Ortega es un gobierno electo democrática y legalmente conforme a la Constitución de Nicaragua, que concluye hasta el año 2021.

Nydia Egremy

2019-01-15
Ciudad de México

“Almagro está acompañando claramente a los grupos golpistas, cuando su papel debía ser fortalecer a los Estados y gobiernos democráticos como el de Nicaragua”: Denis Moncada.

buzos (b).- ¿Qué análisis jurídico hace Nicaragua de la intención del Secretario General de la OEA, Luis Almagro, de aplicar el artículo 20 de la Carta Democrática Iberoamericana?

Denis Moncada Colindres (DMC).- El del presidente Daniel Ortega es un gobierno electo democrática y legalmente conforme a la Constitución de Nicaragua, que concluye hasta el año 2021. El intento de golpe de Estado fue neutralizado y vencido por la participación de la población nicaragüense, afectada en su seguridad, integridad y convivencia pacífica.

La población reaccionó para poner un dique a ese intento, exigir Justicia y reparación a los crímenes cometidos contra la población nicaragüense. Cabe decir que 22 policías fueron asesinados, hubo más de 400 heridos con armas de fuego y un total de 198 víctimas.

Ese golpe fue neutralizado. Por ello se pretende continuarlo por la vía internacional, a través de organizaciones internacionales, sea de derechos humanos o de la OEA. El secretario general Almagro está tomando una actitud que genera una situación a todas luces ilegal, ilegítima, que no es procedente y se extralimita de las funciones que la Carta de la organización le faculta.

No le corresponde a Almagro sustituir el ejercicio de la soberanía o la independencia de los Estados. Eso no es posible. La suya es una actitud retrógrada que quiere aprovecharse para llevar a los Estados a una situación golpista. Claramente está acompañando a los grupos golpistas, y no al revés, cuando su papel debía ser fortalecer a los Estados y gobiernos democráticos como el de Nicaragua, para evitar que grupos golpistas que violan la ley atenten contra un gobierno legítimo, como el del presidente Ortega.

b.- El espíritu del art 20 de la Carta Democrática era claramente anti-golpista.

DMC.- Así es. Cuando se redactó esa Carta buscaba frenar a las dictaduras militares de la época y a los golpes militares, protegidos por el gobierno norteamericano y que se habían convertido en una plaga en América Latina, porque eran sus aliados en esa política de seguridad nacional que implementó EE. UU. en la confrontación este-oeste.

Con esa Carta se trató de seguir una ruta encaminada a fortalecer a los gobiernos democráticos para que continúen avanzando. Pero Almagro, en una interpretación y una actitud retrógrada e inversa al espíritu de la Carta, lo que está haciendo es apoyar a los golpistas contra un gobierno legítimo.

Con esa actitud, Almagro viola la Carta de la OEA, viola los principios de no injerencia en los asuntos internos y de igualdad soberana de los Estados, y viola el Derecho Internacional. Además, desconoce otro aspecto importante de la Carta Interamericana, que establece que se debe tener el consentimiento del Estado afectado. 

En este caso no ha habido consentimiento del gobierno del presidente Ortega para que el secretario de la OEA se inmiscuya en los asuntos internos de Nicaragua. Hemos dicho claramente que Nicaragua resolverá internamente los asuntos internos. Si en algún momento consideramos que requerimos el apoyo de la OEA, lo plantearemos oportunamente.

b.- A esa campaña de acoso se ha sumado el Congreso de EE. UU., que aprobó el Acta Nicaragua que establece un cerco financiero a este país y condiciona los empréstitos a “cambios democráticos” ¿El objetivo es sofocar económicamente al gobierno del presidente Ortega?

DMC.- Es inaceptable ese tipo de medidas unilaterales que transgreden el ordenamiento internacional, el derecho internacional y los principios de no injerencia en los asuntos internos. Esas medidas del Congreso de EE. UU., reafirmadas por el presidente estadounidense, son totalmente inaceptables para Nicaragua. Las rechazamos y las condenamos.

Son medidas que también han afectado a Venezuela, país con el que somos solidarios permanente e incondicionalmente. Estamos claros que el presidente Maduro ganó unas elecciones y el pueblo de Venezuela no debe sufrir esas medidas unilaterales y agresivas de EE. UU., como tampoco deben continuar sufriéndolas el hermano pueblo de Cuba. Al aplicarlas extraterritorialmente se viola el derecho internacional y, por consiguiente, Nicaragua no las acepta, las rechaza y las denuncia.

b.- Nicaragua también sufre el gran acoso mediático de las ONG ¿Cuál es su análisis?

Ocupación e injerencia

            1821    Nicaragua deja de ser parte de la Capitanía General de Guatemala.

            1847    Marinos británicos invaden el norte de Nicaragua.

            1850    EE. UU. y Gran Bretaña se “conceden” una ruta interoceánica en Nicaragua sin   consultar a su gobierno.

            1856    El mercenario William Walker pide la anexión de Nicaragua a EE. UU y restablece la esclavitud.

            1907    Barcos de EE. UU. toman el Golfo de Fonseca.

            1909    EE. UU. avala la intervención en Nicaragua (Nota Knox).

            1910    Tropas de EE. UU. imponen un régimen títere.

            1912    Marines ocupan Nicaragua para evitar la caída de Adolfo Díaz, excontador de una minera de EE. UU.

            1914    Por tres millones de dólares, EE. UU. compra el derecho a construir un canal en Nicaragua y establecer una base naval (Tratado Bryan-Chamorro).

            1927-34 Augusto César Sandino rechaza el tratado y la ocupación de EE. UU. Logra expulsarlos.

            1934    Anastasio Somoza ordena el asesinato de Sandino e instala una dictadura de 34 años.

            1956-60 Somoza es asesinado. Lo sucede su hijo Luis.

            1967 Somoza nombra presidente a René Shick, quien ofrece a EE. UU. su territorio como base de las tropas militares estadounidenses que ocuparían Cuba y que lucharon en Vietnam.

            1972    Un terremoto deja seis mil muertos y 20 mil heridos. Somoza se roba la ayuda    internacional e impone la ley marcial. EE. UU. lo apoya con sus marines.

            1978-79 Asesinan al periodista Joaquín Chamorro y se culpa a Somoza. Avanza el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Somoza huye a Miami y se exilia en Paraguay.

            1980    El gobierno sandinista emprende programas sociales en alfabetización, salud, educación, cuidado infantil y sindicalismo que le granjean el reconocimiento global. El presidente de EE. UU. Ronald Reagan financia a la contrarrevolución (Contra), guerra que cuesta 60 mil vidas y destruye los logros sandinistas.

            1988-1990       Elecciones. Gana una coalición de derecha encabezada por Violeta Chamorro y respaldada por EE. UU. Se reducen los programas sociales.

            2007    Daniel Ortega es electo presidente.

 

DMC. - Hay un acoso, un bullying político y diplomático de diferentes actores. Precisamente el golpe fallido en nuestro país es la combinación de fuerzas e intereses internos y externos, financiados por EE. UU., encaminados a terminar con un gobierno de vocación popular como es el del presidente Ortega.

Implementamos programas, leyes y dinámicas en beneficio del 99 por ciento de la población históricamente marginada. Es un gobierno incluyente que busca el bien común. Sin embargo, esas fuerzas internas y externas se oponen a la realización y desarrollo de un gobierno progresista como éste y toman todas las medidas para terminar los programas positivos.

A EE. UU. no le gusta el ejemplo de estos gobiernos y toma todas las medidas para bloquearlos haciendo bullying político y económico. Aprueban y ratifican leyes para bloquear el acceso que tenía Nicaragua a los organismos de financiamiento internacional y afectar de forma injusta, y hasta criminal, al pueblo.

b.- En octubre Kevin Sullivan fue designado embajador de EE. UU. en Nicaragua ¿Eso significa que el gobierno de Donald Trump optará por una línea más dura contra su país?

DMC.- La verdad es que por la vía de las declaraciones y de los hechos EE. UU. ha continuado actuando como un imperio. Sigue aplicando y desarrollando la Doctrina Monroe, porque sigue considerando a América Latina como su patio trasero. Y para Nicaragua eso no es aceptable.

Estamos claros que, para el imperio, gobiernos como los de Cuba, Venezuela y Nicaragua no se ven bien. Durante décadas han desarrollado dinámicas encaminadas a derrocar a esos gobiernos progresistas y revolucionarios.

Por consiguiente, lo que hace EE. UU. es continuar con una política inamistosa, agresiva, injerencista e intervencionista contra los gobiernos progresistas, con el fin de derrocarlos por la vía de sus alianzas y conspiraciones con grupos internos y externos, incluyendo el crimen organizado internacional.

Eso fue lo que sucedió en Nicaragua, con el incremento de la criminalidad y altas cifras de muertos por esa conspiración. Por eso, la decisión de Almagro de solicitar las reuniones para empezar a discutir la aplicación de la Carta Democrática tiene visos criminales.

Él está actuando como agente directamente vinculado a EE. UU. y su objetivo es seguir esa ruta, que diseñó el Departamento de Estado para luchar contra Venezuela, Cuba y, en este caso, Nicaragua.

Por eso es que hemos solicitado el apoyo de los países miembros de la OEA, pues esas medidas sientan precedentes negativos en el derecho internacional e, inclusive, al sustituir el ejercicio de la soberanía de los Estados. La propuesta de Almagro va encaminada a destruir a la misma OEA y a dividir a los países de América Latina en la OEA y otros foros.

No debemos permitirlo. Por eso hemos planteado a esos países que no debemos permitir que se apruebe ninguna de las propuestas de Almagro, como la de convocar a una reunión de cancilleres del Consejo Permanente para que no se produzca esa votación. Porque no tiene sentido, fundamento, que se apruebe la aplicación del art 20. Sería un crimen.

b.- Entre los miembros de la OEA figura México ¿Qué apoyo solicita Nicaragua del pueblo y gobierno mexicanos? 

DMC.- México ha tenido una tradición no injerencista en los asuntos internos de otros Estados, bajo la Doctrina Estrada, y de respeto a la soberanía y autodeterminación. Esperamos que, en el caso de la OEA, la posición de México sea la de no apoyar esas medidas injerencistas, intervencionistas y de violación al derecho internacional y a la Carta de la OEA, que están implementando Almagro y otros intereses.

Consideramos que el gobierno de México en el seno de la OEA mantendrá y expresará una posición de no apoyo a esa tendencia injerencista de Almagro y otros funcionarios y diplomáticos en el seno de esa organización.

Aprovecho para decirle al pueblo mexicano que en este momento el pueblo nicaragüense está en paz, en tranquilidad; hay estabilidad, las instituciones están funcionando normalmente; cada poder del Estado está haciendo lo suyo en el marco de la Constitución.

Las actividades productivas y económicas están bien, en una dinámica normal, nuestra población está normal en el ámbito de las actividades cotidianas de la educación, ámbito productivo y de la recreación.

No como se pretende aparentar en algunos medios que transmiten información sesgada, subjetiva, falsa. Algunos medios son parte de esa conspiración y engranaje encaminado a hacer ver una situación muy diferente de la que realmente vivimos.

Perfil revolucionario

El ministro Denis Moncada es un cuadro político relevante de la Revolución Sandinista, pues inició su militancia en el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 1968. Tras graduarse como abogado y notario público, en 1979 fue miembro fundador del Ejército Popular Sandinista (EPS) y una década después fue nombrado magistrado suplente de la Corte Suprema de Justicia en procesos penales militares.

De Auditor General de las Fuerzas Armadas pasó a presidir el Tribunal Militar de Apelaciones y cursó la maestría en derecho público en Barcelona. Entre 2003 y 2005 fue agregado militar y naval en México. Ha representado a su país en la OEA, entre otros cargos.