Desvíos, nepotismo y favoritismo electoral en Milpa Alta

Milpa Alta es la segunda alcaldía más grande de la Ciudad de México (CDMX), pero también es la más pobre, la más olvidada, la menos poblada y la menos conectada.

Daniel Martínez Garbuno

2019-01-15
Ciudad de México

Milpa Alta es la segunda alcaldía más grande de la Ciudad de México (CDMX), pero también es la más pobre, la más olvidada, la menos poblada y la menos conectada. Este estatus de marginalidad se evidencia incluso cuando su alcalde pide al gobierno capitalino que se le considere tratamiento especial para que alcance el nivel de “igualdad” que debería tener con sus pares.

Milpa Alta no tiene línea de metro, ni Metrobús ni tren suburbano. Su paisaje lo definen todavía montes despoblados, campos de maíz y un importante sector de su población de habla prehispánica cuya pobreza e indumentaria campesina se remontan a los tiempos en que la Ciudad de México (CDMX) aún no era el “símbolo de la modernización” urbana.

De 2003 a la fecha, su alcaldía estuvo encabezada, en dos periodos, por el Partido Revolucionario Institucional (PRI); en tres por el Partido de la Revolución Democrática (PRD) y ahora por primera vez en la historia lo está por el Movimiento Ciudadano (MC) a través de José Octavio Rivero Villaseñor.

Los planes de este son muchos, pero su gestión se halla distraída por un caso de corrupción cometido en el gobierno anterior. Una investigación realizada por periodistas de la agrupación civil mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) descubrió que, en siete entidades de la República, incluida la CDMX con la representación única de Milpa Alta, se habían cometido desvíos millonarios para financiar campañas electorales priistas.

En ese documento se involucró, entre otros, al exgobernador de Chihuahua, César Duarte, con un desvío de 246 millones de pesos (mdp); a su colega de Durango, Jorge Herrera Caldera, con 230 mdp; a la gobernadora de Sonora, Claudia Pavlovich, con 140 mdp y al entonces delegado de Milpa Alta, Jorge Alvarado Galicia, con otro desvío de 300 mil pesos.

Dichas operaciones ilegales se realizaron en los últimos dos años. 

Operación Safiro

En los albores de la campaña electoral de 2018, la alcaldía de Milpa Alta no figuró entre los aportantes de mayores recursos ilegales, pero estuvo entre las siete entidades que desviaron 650 mdp a empresas “fantasmas”, de acuerdo con una investigación periodística del MCCI.

En esta investigación, realizada por los periodistas Raúl Olmos, Valeria Durán y Ricardo Alvarado, se descubrió que los gobiernos en Estado de México, Chihuahua, Durango, Sonora y Colima, así como el Congreso de Morelos y la delegación Milpa Alta, participaron en el desvío de fondos públicos.

La delegación milpaltense, gobernada entonces por el priista Jorge Alvarado Galicia, “utilizó a dos empresas de la red fantasma para simular licitaciones, además de que al menos a una de ellas se le asignaron contratos”. 

En septiembre de 2016, Leslie Hernández Barranco, directora de Adquisiciones de la delegación y nuera de Jorge Alvarado, envió cartas a las empresas constructoras Abastecedora Cofex e Invelco solicitando cotizaciones para participar en tres licitaciones.

Sin embargo, en los tres procesos de licitación, los contratos respectivos fueron adjudicados a la empresa Ansof Comercializadores, que había hecho las propuestas más baratas.

“Las licitaciones fueron una simulación, porque tanto Invelco como Cofex carecen de instalaciones e infraestructura. La primera aparece en el listado definitivo de empresas fantasmas del Sistema de Administración Tributaria (SAT), según consta en la publicación del Diario Oficial de la Federación del 16 de agosto de 2017”, escribieron los periodistas.

Previamente, el 16 de julio de 2016, la delegación había asignado directamente un contrato a Invelco para que diera mantenimiento a 16 equipos de aire acondicionado (éste puede ser consultado en): http://www.milpa-alta.cdmx.gob.mx/images/Plataforma/VINCULOSDGA/C05816.pdf, aunque es imposible ver los montos y cifras que se pagaron. 

Invelco “tiene como accionista a la esposa de un expolicía del Estado de México detenido por robo, mientras que la administradora de Cofex es una pariente que reside en Tultepec” escribió el semanario Proceso.

¿Quién es Jorge Alvarado Galicia? En Facebook se presenta como un hombre de pueblo, padre y abuelo, quien pese a haber dejado el cargo de delegado de Milpa Alta continúa abogando por los campesinos, los ejidatarios y la población en general de la ahora alcaldía de la CDMX.

Su afiliación al PRI se remonta a 1995, cuando trabajó como asesor de la Asociación de Profesionales Técnicos y Comerciantes de Milpa Alta A.C., por un periodo de dos años.

Entre los 2005 y 2006 fue secretario de Organización del comité delegacional del PRI en Milpa Alta; entre 2007 y 2011 fungió como presidente del Comité de Administración de la Central de Abastos de Toluca y participó en tres campañas electorales en la búsqueda de la jefatura delegacional; la primera en 2009, la segunda en 2012 y la tercera en 2015, en la que finalmente obtuvo el cargo con el 33.9 por ciento de los votos.

En ese mismo lapso, de forma paralela, Alvarado Galicia fue empresario mayorista de nopal y fundador de la asociación civil ALGAL Buenas Costumbres, de la que no existe mayor información en línea y su única página –una cuenta de Facebook– está caída. buzos intentó conversar con Jorge Alvarado Galicia, pero el exdelegado no respondió a las peticiones de entrevista.

 

Una vez habilitado en el cargo de delegado de Milpa Alta, Alvarado intentó incorporar a casi toda su familia en la nómina delegacional, denunció en noviembre de 2016, Armando López Campa, diputado local de Movimiento Ciudadano en la CDMX.

“Un nombramiento clave fue el que hizo con su nuera, la novia de su hijo, Leslie Hernández Barranco, como directora de Recursos Materiales y Servicios Generales de la Delegación, donde ejerció el gasto de más de 85 millones de pesos sin licitación alguna; prácticamente todos los contratos se dieron por adjudicación directa”, denunció la periodista Anabelle Pazet.

Entre otros más de 20 familiares, Alvarado colocó a su sobrina Carmen Salazar Alvarado como directora de Desarrollo; a Zimri Barón Almazán como coordinador de Comunicación Social y a Karla Marlen Mancera Enríquez en un puesto administrativo.

En tanto que su hijo Alberto Alvarado Robles, empresario, se vio beneficiado con la contratación directa, es decir, sin previa licitación pública, de diversos contratos de bienes y servicios para la demarcación, según una denuncia de noviembre de 2016 de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF).

 

El diputado local Armando López Campa aseguró entonces que la delegación de Milpa Alta había gastado 85 mdp, “de los cuales el 27 por ciento fue contratado por invitación restringida, el 73 por ciento restante por adjudicación directa y cero a través de licitación pública. En el rubro de obra pública, el monto ejercido es de 293 millones, de los que el 48 por ciento fue por adjudicación directa.

“Como dato curioso, toda esta corruptela la dio a conocer en su momento Octavio Rivero, delegado nacional de Movimiento Ciudadano en Milpa Alta […]. Sin embargo, parece que las viejas rencillas entre Rivero y Alvarado quedaron atrás, pues la vox populi señala que el actual delegado priista apoya a Rivero para que sea el candidato del Frente a la alcaldía de Milpa Alta”, escribió en febrero de 2018 Anabella Pezet en su blog El Caldero Político.

¿Quién es José Octavio Rivero Villaseñor? El actual alcalde de Milpa Alta llegó al cargo postulado por el MC y el PRD. Nació en 1984 en la villa de San Antonio Tecomitl, Milpa Alta. Aunque no directamente, pero Rivero fue impulsado por su predecesor, quien hizo campaña contra la otra candidata fuerte a la alcaldía, Mariana Moguel Robles, con la frase “Milpa Alta para los milpaltenses”.

Inició su trayectoria política como consejero estatal en 2005 y fue presidente del Comité Ejecutivo Delegacional del PRD en Milpa Alta entre 2005 y 2010; subsecretario nacional de Asuntos Juveniles del PRD entre 2008 y 2013 y consejero nacional del PRD entre 2011 y 2014.

Su primera candidatura a la jefatura delegacional fue en 2015, cuando estaba afiliado al MC y contendió contra Alvarado Galicia. Para entonces ya era integrante del Consejo Nacional, Delegado Nacional y miembro de la Coordinadora Nacional de MC en la Ciudad de México.

Durante la campaña del año anterior ofreció al electorado de Milpa Alta realizar un “cambio de régimen profundo” a fin de obligar a los políticos a “hacer valer la Constitución y respaldar a los ciudadanos”.

En las reuniones de trabajo con la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública del Congreso de la CDMX, previo a la entrega del Presupuesto de Egresos, Rivero Villaseñor solicitó mil 400 millones de pesos para la ejecución de programas de apoyo a cinco mil 600 productores de la zona y de mejoramiento a la infraestructura vial.

buzos no ha logrado hasta el momento una respuesta de Rivero Villaseñor a sus solicitudes de una entrevista.