Aceita AMLO su clientela electoral

Los programas asistencialistas, que son el eje de las políticas de desarrollo social y educativa de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), están diseñados no solo para consolar

Álvaro Ramírez

2019-01-07
Ciudad de México

Los programas asistencialistas, que son el eje de las políticas de desarrollo social y educativa de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), están diseñados no solo para consolar –que no resolver– la pobreza en el país, sino también para cautivar como clientela electoral del actual régimen a los 30 millones de votantes que llevaron al tabasqueño a Palacio Nacional.

Entre becas y pensiones para jóvenes, personas con discapacidad, estudiantes y adultos mayores, tan solo en 2019 habrá nueve millones de beneficiarios directos, que recibirán en total 168.6 mil millones de pesos.

La cifra de los cobijados por esos programas y su presupuesto se incrementará en los siguientes años, con lo que su padrón podría superar los 10 millones de personas en 2021, cuando habrá una nueva cita en las urnas para las elecciones intermedias.

Esa cifra de potenciales sufragios es inequívoca y hay que verla como expansiva, porque el apoyo en efectivo que cada mes llega no solo genera un ánimo muy favorable hacia el régimen en quienes lo reciben, sino también en sus familiares, en su círculo cercano y en su entorno social.

¿Acaso los adultos mayores que recibirán una pensión incrementada al doble con el nuevo gobierno; los jóvenes que recibirán mensualmente una beca para la capacitación laboral; las personas con discapacidad permanente que encontrarán algún alivio en el raquítico apoyo gubernamental o los estudiantes que tendrán con AMLO un respaldo en efectivo, pagado con los impuestos de todos, se atreverán a votar en contra del actual Presidente de la República y sus partidos afines en 2021?

No, por supuesto que no, en la mayoría de los casos, porque mantener al mismo régimen, con su misma política asistencialista, será de interés directo e inmediato.

La contundente mayoría de quienes recibirán los apoyos de la administración lopezobradorista a partir de este enero de 2019 cuenta ya, en la lógica y en los números que se hacen en Palacio Nacional, como segura en 2021, cuando se renueve la Cámara de Diputados y se realicen otras tantas elecciones intermedias estatales y se definan 13 gubernaturas (Colima, Guerrero, Michoacán, Querétaro, Sinaloa, San Luis Potosí, Nayarit, Campeche, Sonora, Zacatecas, Baja California Sur, Chihuahua y Tlaxcala).

Sin eufemismos y sin simulaciones, hay que reconocer que el padrón de beneficiarios del asistencialismo lopezobradorista es también la lista potencial de sufragios del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) y los partidos con que haga alianza dentro de tres años.

Entre los 25 programas prioritarios de AMLO resaltan los siguientes: pensión duplicada para adultos mayores, a quienes se les entregarán mil 245 pesos cada mes, a alrededor de 5.4 millones de personas de más de 65 años, quienes además, estadísticamente, son de los más cumplidos con la cita en las urnas.

Las becas para un millón de personas con discapacidad, por un monto de mil 245 pesos al mes. El Programa Jóvenes construyendo el futuro, que busca al final de sexenio llegar a 15.5 millones de beneficiados con seis programas, que lo mismo otorgarán becas para estudiar, que darán apoyos a empresas que contraten trabajadores de 18 a 29 años.

En el eje de este rubro, se propone pagarles desde enero tres mil 600 pesos mensuales a los más de dos millones 300 mil jóvenes que trabajen por un año en empresas como becarios o aprendices.

Becas para estudiantes del nivel medio superior, con un apoyo mensual de dos mil 400 pesos a unos 300 mil estudiantes pobres. El costo anual será de ocho mil 640 millones de pesos.

La suma nos lleva a un piso de nueve millones de beneficiarios directos, lo que se traduce en ese número potencial de votos, más su previsión expansiva, a los integrantes de las familias.

Para el lopezobradorismo la meta es, evidentemente, conservar los 30 millones de sufragios para garantizar su permanencia en el poder como mayoría. La clientela electoral del Presidente estará bien aceitada este 2019.